0

Amor y cuidado en tiempo de cuarentena

Amor y cuidado en tiempo de cuarentenaAmor y cuidado en tiempo de cuarentena

Y de repente la vida que conocíamos cambió, el reloj del tiempo se detuvo. El tiempo, algo que a veces nos falta y que ahora pareciera que nos sobrara. ¿Dónde estaba entonces el tiempo para el cuidado? Muchas veces solo llegaba si había excedente de tiempo, quedando relegado al después.

La cuarentena nos lo pone en el ahora. Toman mucho más valor figuras necesarias para el cuidado de nuestr@s hij@s como maestr@s y educador@s, abuel@s, monitor@s, vecin@s…  Y es que como dice Santiago Alba Rico cuando le preguntan: “¿para qué sirven los niñ@s? Sirven para cuidarlos, es decir, para volvernos cuidados@s”. ¡Qué oportunidad para aprovechar todos los momentos con los que ahora están más cerca que nunca y poder vivir alguno que sea maravilloso!! Porque ahora no va de calidad de tiempo, se trata de cantidad. De vivirlo todo: sonrisas, enfado, sutilezas, aburrimiento, sorpresa, ternura, amor, histeria, aburrimiento… cuarentena

¡Qué oportunidad para aprovechar todos los momentos con los que ahora están más cerca que nunca y poder vivir alguno que sea maravilloso!!

Cuando te sientes frágil también sale de dentro el querer proteger y cuidar a l@s tuy@s. Que nadie sufra, sobre todo los que ves más vulnerables. En estos momentos también toca hacer que l@s pequeñ@s no sientan esta situación cómo la sentimos l@s adult@s, demasiada dosis de realidad. Aplacar sus miedos y proteger su inocencia. Para ell@s es especial, ya que nos tienen cerquita, poniéndonos delante la necesidad de compartir, de entendernos y de querernos. cuarentena

Cuidar también es reparar, reparar esos zapatos deteriorados, ropa, cuadros sin colgar, lámparas, trastero, terraza, jardín… tareas siempre pendientes. Cuidar nuestro espacio, nuestra casa, sintiéndola como un hogar dulce y acogedor. También cuidar de nosotr@s mism@s con esos momentos reconfortantes desde lo corporal hasta lo más emocional. Disfrutando del aseo diario, cocinándonos algo rico, leyendo, escuchando música y bailando, meditando, dibujando o jugando con tus hij@s, conversando con nuestra pareja… Y es que es difícil cuidar sin pararse para estar presente, al igual que no se puede conducir a 200 por hora y ver el paisaje.

La cuarentena da la oportunidad de ver aquello que a veces dábamos por conocid@ y nos permite redescubrirnos. Abramos bien los ojos para vernos mejor. ¡No hay mucho más que hacer!

Programa Recurra-Ginso

FacebooktwitterFacebooktwitter
Equipo Recurra

Equipo Recurra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*