0

Prevenir y afrontar riesgos en adolescentes

  1. Violencia de Género

Afrontar la violencia de género solo puede realizarse con visos de un cierto éxito desde una profunda educación ejercida en los distintos ámbitos.

Enseñemos a nuestros adolescentes a descargar la rabia de forma no violenta. A aceptar la tristeza y el miedo sin temor al ridículo.Nace de una equívoca educación a la niña para el tú, para el otro; y por contra al niño para sí mismo.

Enseñemos a nuestros adolescentes a descargar la rabia de forma no violenta. A aceptar la tristeza y el miedo sin temor al ridículo. Eduquemos en cómo afrontar la ruptura, en el autocontrol, en el autodominio, en redireccionar la frustración, la cólera.

Mucha de la violencia machista entre adolescentes se da en las redes sociales. Hay que educar a los niños para que preserven su intimidad en la red.

  1. Acoso Escolar

Dentro del aula deben fomentarse valores de respeto, intervenir con presteza y crear con los alumnos figuras pacificadoras que actúen como intermediarios en la resolución de conflictos.

El protocolo general de actuación conlleva también tomar medidas para hablar con todos los individuos implicados, de manera que cobren conciencia de la gravedad del caso y sugieran modos de corrección.

La prevención y detención del acoso escolar se ha de trabajar desde los primeros ciclos, en los años de primaria.

  1. El Suicidio

El intento de suicidio debe considerarse como muestra de una alteración y signo de una necesaria y urgente ayuda psicológica. La restricción del acceso a los medios utilizables para suicidarse es un elemento clave de la prevención del suicidio.

Los padres pueden ayudar a prevenir el suicidio con una buena comunicación con sus hijos, demostrándoles su amor, su apoyo en la vida, tienen que ser un ejemplo de saber tolerar las frustraciones, evitar las comparaciones, enseñándoles a afrontar y resolver los problemas…

Habremos de elaborar unos protocolos de qué cambios conductuales, qué frases, qué silencios nos pueden poner en la pista de un intento autolítico, porque generalmente quien va a suicidarse emite algunos avisos previos.

Existen los teléfonos de emergencia contra el suicidio como el Teléfono de la Esperanza (717 003 717) y el Teléfono contra el suicidio de la Asociación de La Barandilla (910 380 600).

  1. Sectas y Fanatismo

Precisamos generar un discurso coherente, basado en nuestros valores y virtudes, transmitiéndolo de forma pedagógica por los mismos medios en los que propaga el contagio. Necesitamos anticuerpos psicológicos, sociológicos, antropológicos.

Eduquemos a nuestros adolescentes en los valores democráticos, de libertad, en la capacidad crítica, en la autonomía personal.

Cabe tratar al adolescente fanático intentando minar la inicial ilusión con la ideología, al tiempo de ahondar en el deterioro de las relaciones interpersonales que seguro se han producido.

  1. Violencia Filio-Parental

Hay que trabajar con todos los miembros de la familia, implicándoles, fomentando la tolerancia y autorresponsabilidad, haciéndolo con criterio profesional, con medios humanos, medios logísticos, de forma intensa, positiva, comprometida, dilatada, sabiendo de las fases del proceso, de los distintos factores interactuantes, cabe compartir esperanza.

No hay cabida para la negociación, sino para la reparación, la instauración de la justicia relacional.

  1. Drogas

Hay que prevenir, explicar las consecuencias reales, visualizarlas, ser instruidos por profesionales sanitarios con credibilidad y solvencia. Ha de propiciarse el «goce-tranqui», como contrapuesto al «subidón» con pastillas…Se precisa educación preventiva, oferta de ocio sano, normas claras y ejemplo positivo por parte de los adultos.

Hay que formar a nuestros adolescentes en la capacidad crítica, no en el consumismo temprano que les hace dependientes. No debemos confundir la tolerancia con la indefinición. 

  1. Nuevas Tecnologías

Hay que enseñarles a utilizar la tecnología de forma crítica. Para ello se precisa un alto grado de confianza (que hemos de ganar, respetando su intimidad pero con supervisión).

Eduquemos para ser saludable. Debemos realizar actividades conjuntas en familia que faciliten el diálogo y la relación, leer, hacer deporte; escuchar música, estar en contacto con la naturaleza, realizar algún tipo actividad creativa, campamentos.

  1. Ludopatía

Una vez el problema está instaurado, el antídoto se inicia reconociendo el grave problema, deseando resolverlo y pidiendo ayuda.

Se precisa la labor de ayuda y fiscalización de la familia, además de cegar todas las fuentes de financiación, (se acabaron las tarjetas de crédito y la firma bancaria para cuentas corrientes).

  1. Anorexia y Bulimia

Acudiremos al especialista si se detecta un problema, pues en ocasiones se precisará tratamiento psicológico e incluso intervención médica aunque sea contra la voluntad del paciente.

  1. El Ocio como contexto de riesgo

Desde preescolar hay que formar a los niños en la igualdad de género, en el respeto, en la aceptación de un no. Precisamos sanciones que sirvan socialmente como pedagógicas y un posicionamiento ciudadano que discrimine claramente lo aceptable de lo que no lo es.

 

 

FacebooktwitterFacebooktwitter
Javier Urra Portillo

Javier Urra Portillo

Dr. en Psicología con la especialidad de Clínica y Forense. Dr. en Ciencias de la Salud. Pedagogo Terapeuta. Psicólogo en excedencia voluntaria de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia y de los Juzgados de Menores de Madrid. Embajador de la Asociación Iberoamericana de Psicología Jurídica. Profesor en Psicología (U.C.M.). Académico de Número de la Academia de Psicología de España. Patrono de la Fundación Pequeño Deseo. Presidente de la Comisión Rectora del programa recURRA-GINSO para padres e hijos en conflicto. Presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filio-parental (SEVIFIP). Escritor. Contertulio en Medios de comunicación. Primer Defensor del Menor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*