0

Separados, pero no distantes

Separados, pero no distantesVosotros padres, sufristeis mucho, cuando trajisteis a vuestros hijos al Programa recURRA-GINSO. Intuíais, que era lo mejor, pero os generaba dolor separaros de lo que más queréis.

Vosotros hijos os sentisteis en un primer momento noqueados, pero inmediatamente supisteis que vuestros padres, y desde las distintas ciudades, también acudían a las terapias, y como vosotros os echaban de menos, y no pocas veces, lloraban.

Hoy, este cruel virus, os mantiene separados, sin visitas. Me consta que supone un sufrimiento añadido. Pero unos y otros, sabéis, sentís que estáis más cerca que nunca, que queréis besaros, que queréis abrazaros, que necesitáis decir «te quiero».

Tiempo habrá para discutir y para de nuevo reconciliarse.

Padres e hijos, os une un profundo amor, un vínculo y un apego incondicional.

De esta terrible situación, hemos de salir más fortalecidos. La residencia terapéutica se llama Campus Unidos, no es casualidad.

Todos los profesionales, absolutamente todos, están implicados al máximo. Los de Campus físicamente allí. Los de Sede en un contacto telefónico y online continuo.

La vida es a veces muy dura, muy injusta, pero también la vida nos lo da todo, por ejemplo: a los que trabajamos en recURRA-GINSO, conoceros, comprometernos y quereros.

Yo mismo, y por estar en cuarentena, no debo ir a Campus Unidos, y estar con vosotras chicas, con vosotros chicos, con vosotros compañeros, siendo que es algo, que no solo me gusta, sino que necesito.

Mirad, hijos y padres, esta distancia impuesta, nos une más afectivamente. Nos echamos de menos.

Y ahora, al leer estas líneas todos, absolutamente todos, afirmáis que sí, desde lo más profundo de vuestro ser.

Los hijos, os lo pueden decir, contamos con un equipo magníficamente formado, con unos profesionales excepcionales, que son ante todo bellísimas personas. Coordinados y dirigidos de forma magistral, y dentro de una gran familia, la de GINSO, que siempre antepone el beneficio de cada familia.

Hacer un análisis de realidad, reconocer lo duro de la situación, no nos impide comprometernos con el futuro ni dudar de la esperanza, muy al contrario, nos da tiempo para forjar en nuestro interior, en nuestra conciencia, en nuestra voluntad, el férreo compromiso de querernos, de perdonarnos, de respetarnos en nuestras diferencias.

La vida es a veces muy dura, muy injusta, pero también la vida nos lo da todo, por ejemplo: a los que trabajamos en recURRA-GINSO, conoceros, comprometernos y quereros.

Programa Recurra-Ginso

FacebooktwitterFacebooktwitter
Avatar

Javier Urra Portillo

Dr. en Psicología con la especialidad de Clínica y Forense. Dr. en Ciencias de la Salud. Pedagogo Terapeuta. Psicólogo en excedencia voluntaria de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia y de los Juzgados de Menores de Madrid. Embajador de la Asociación Iberoamericana de Psicología Jurídica. Profesor en Psicología (U.C.M.). Académico de Número de la Academia de Psicología de España. Patrono de la Fundación Pequeño Deseo. Presidente de la Comisión Rectora del programa recURRA-GINSO para padres e hijos en conflicto. Presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filio-parental (SEVIFIP). Escritor. Contertulio en Medios de comunicación. Primer Defensor del Menor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*